Cifra de suicidios en Mérida podría ser superior a la publicada en registros de prensa
Redacción Web
16 de marzo de 2022
Cifra de suicidios en Mérida podría ser superior a la publicada en registros de prensa

Información El Nacional

Cifras recientes obtenidas por el Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) en Mérida revelaron que el número de suicidios en esa entidad durante 2021 puede ser mucho mayor al reportado en medios de comunicación.

En un reciente informe, la ONG señaló que tras un monitoreo realizado en los medios de comunicación se determinó que el año pasado ocurrieron 45 decesos por suicidio en Mérida. Esta cantidad representó un incremento de 150% con respecto a las 18 muertes que se contabilizaron en 2020, ubicando a la entidad como el estado de Venezuela con mayor número de muertes por esta causa.

Luego de Mérida, le siguen los estados Táchira (con 42), Guárico (38), Lara (38) y Trujillo (25).

Sin embargo, al tratarse únicamente de casos que lograron darse a conocer a la sociedad, la OVV advierte que podría existir un «subregistro que no permite ver la real magnitud que en Mérida, y en Venezuela en general, tiene la también denominada violencia autoinflingida».

La investigación describe la existencia de dos situaciones que posiblemente estarían enmascarando el impacto real de la violencia autoinfligida en suelo merideño: la primera es que por diferentes razones los medios de comunicación no siempre reseñan todos los casos relacionados con esta causa de deceso, y la segunda es que la entidad en 2021 mostró el mayor peso porcentual de muertes en averiguación con 69,2% (155 decesos) del total de 224 muertes violentas estimadas para el estado en el referido año.

En cuanto a este último punto, el OVV explicó que estudios que han mostrado que dentro de estas defunciones que se encuentran en averiguación quedan ocultos probables homicidios y suicidios.

«Vale indicar que el comportamiento suicida no solo se evidencia en el hecho consumado (que suele ser lo que parcialmente recoge la cobertura de los medios), sino que también este comportamiento incluye intentos de suicidio y hasta los inexpugnables pensamientos suicidas, por lo que a los 45 casos de suicidios cuantificados en 2021 se le adicionan 17 intentos, tal y como precisan los datos del equipo de investigación del OVV Mérida», indicó el informe.

La ONG también indicó que al no tener acceso a registros oficiales, se insiste en el hecho de que “las cifras expuestas son conservadoras y que podrían ser más elevadas que las estimadas”.

«Aplicando una serie de procedimientos estadísticos, las estimaciones para 2021 arrojaron que en Mérida podrían haber ocurrido 87 casos de suicidios, lo que arroja una tasa conservadora de 10 decesos de este tipo por cada 100.000 habitantes», resaltó el estudio de la OVV.

Sobre el escenario estadístico establecido por las estimaciones, Mérida mantendría la tendencia histórica (1950-2016) de que la tasa de muertes autoinfligidas es más del doble de la de Venezuela, lo que numéricamente implica superar en 2,32 veces la tasa del país.

Factores que influyen

Entre estos factores de riegos asociados al suicidio se pueden indicar la pérdida laboral o financiera, traumas o abusos, trastornos mentales (y por uso de sustancias), además de las barreras para acceder a la atención o tratamiento médico. Este escenario de variables que propician el comportamiento suicida se ampliaron aún más con la llegada del covid-19, señaló el OVV.

La Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio (IASP, por sus siglas en inglés) destacó que la pandemia ha contribuido a aumentar los sentimientos de aislamiento y vulnerabilidad en las personas. Por su parte, la Organización Mundial de la Salud también confirma que la pandemia generó un aumento de la angustia, la ansiedad y la depresión.

El OVV precisó que a estos factores hay que sumarle que en Venezuela, y específicamente en Mérida, «persiste la emergencia humanitaria compleja y todas las tensiones conexas y derivadas de esa combinación, lo que complica aún más la situación».

“Debido a este panorama, no es de extrañar que el incremento de las cifras de violencia autoinfligida en la entidad merideña sea un hecho que se aproxime a la realidad, incluso, que podría ser más elevado en comparación con el año 2020”, destacó la investigación.

Redacción Web