Descartan casos de rozadura con orugas venenosas en en el país
Vanessa Acosta
10 de agosto de 2023
Descartan casos de rozadura con orugas venenosas en en el país

A través de chats de mensajería instantánea y  redes sociales se ha compartido información que  advierte sobre la presunta presencia en la región capital del gusano Lonomia obliqua, de origen amazónico, conocido también como “oruga de la muerte”. Se trata de una especie con la que si una persona tiene contacto, puede inocular toxinas que generan distintos síntomas.

No obstante, el entomólogo José Clavijo, director del Museo del Instituto de Zoología Agrícola “Francisco Fernández Yépez” (MIZA-UCV), aseguró que si bien este gusano ha sido identificado en regiones del oriente y sur del país, no hay reportes de su presencia en la región capital.

Explicó que la Lonomia obliqua es una especie de polilla de la familia Saturniida cuyas orugas tienen pelos urticantes muy venenosos. “Es una de las tantas polillas de una familia bastante grande y muy bien estudiada, que tienen larvas u orugas que tienen que tienen pelos que conectan las glándulas con veneno. Cuando uno las roza se produce una reacción que, dependiendo del tipo de especie y de la condición de la persona, pueden ser más o menos fuertes, indicó”.

Según lo que recoge la Scientific Electronic Library Online, biblioteca electrónica que conforma una red iberoamericana de colecciones de revistas científicas, entre los síntomas descritos tras el contacto con esta oruga se incluyen dolor local intenso, enrojecimiento de la piel (eritema) y picazón (prurito). Una vez dentro del organismo, las toxinas del gusano, además de los efectos netamente inflamatorios, activan factores de coagulación y de fibrinólisis, lo que se traduce en hemorragias que suelen aparecer entre las 8 y 72 horas de producido el accidente.

Clavijo agregó que el cuadro sintomatológico también puede incluir dolor de cabeza y vómitos, al tiempo que detalló que en los casos más graves, puede causar la muerte. El especialista también puntualizó que se han identificado más de 60 especies en la familia de las Lonomia, de las cuales más de 12 pueden causar “accidentes muy graves”.

También aclaró que la especie reportada a través de las redes sociales es la Dirphia, que si bien pertenece al mismo grupo de la Lonomia obliqua, no produce una reacción tan grave al tener contacto con ella.

“La gente irresponsablemente lanza un nombre  y no se da cuenta que ese nombre puede tener una implicación. En el caso de la especie que está en Caracas es del género Dirphia, que también hay como unas 50 especies. Las larvas son bastante parecidas a las de Lonomia, pero  tiene que ser un experto que la pueda separar. Ni en la bibliografía ni en lo que nosotros manejamos se han dado casos graves de ataque con ese género”, enfatizó.

Asimismo, recalcó que hay larvas que son más urticantes que la Dirphia, de las cuales han tenido reportes en las últimas semanas. “Hay una larva que es más blancuzca, con pelos más fuertes que es muy común y para nosotros es de las que más fuerte reacción tiene, aunque no tiene casos graves”, añadió.

 

¿Qué hacer en caso de tener contacto con estas orugas?

Según explicó Clavijo, en caso de tener contacto con cualquiera de estas especies lo primero es mantener la calma, evitar la medicación y dirigirse a un centro de salud, especialmente si se trata de niños, recomendación que se extiende a casos de picaduras de arañas o alacranes.

En los casos graves por contacto con Lonomia obliqua el tratamiento se basa en la administración de antiveneno que contrarresta los efectos tóxicos del veneno, mientras que por rozadura de Dirphia no es necesario.

“Para la especie identificada en Caracas no hay antiveneno. No se puede desarrollar tan fácilmente y a lo mejor no vale la pena hacerlo porque no hay reportados casos graves. Ojo, esto no quiere decir que una persona con una condición particular pueda reaccionar mucho peor que otras, pero en general no presenta casos extremos o graves”, refirió.

Añadió que, de ser posible, no se debe matar al animal y llevarlo al centro de atención o tomar una foto para tener más posibilidad de hacer el diagnóstico correcto. Asimismo indicó que MIZA-UCV en asociación con Médicos Unidos capítulo Aragua, ponen a la disposición de la población Picamor, una iniciativa de ayuda ciudadana a través de la cual ofrecen orientación y asesoría médica gratuita en casos de picaduras de insectos y otros artrópodos.

Para ello, pueden enviar mensaje directo a través de los usuarios @MUVaragua y @MIZAUCV en Twitter (ahora X) y @Miza.UCV y @medicosunidosaragua en Instagram.

Escuche el audio de la entrevista completa aquí:

 

 

 

 

Vanessa Acosta