Donald Sutherland recibe tributos del mundo entero
Clara Trueba
20 de junio de 2024
Donald Sutherland recibe tributos del mundo entero

Todo entusiasta del cine y las películas puede estar hoy un poco afligido con la partida de Donald Sutherland. Aunque era considerado uno de los mejores actores del orbe, nunca fue nominado al Oscar. Sin embargo recibió una estatuilla honorífica en el 2017. Este interprete canadiense trabajó en más de 200 películas. Falleció a sus 88 años.

Su hijo el también reconocido actor Kiefer Sutherland, lo despidió con un emotivo posteo en la red X: “Con gran pena en el corazón les cuento que murió mi padre, Donald Sutherland. Personalmente creo que fue uno de los actores más importantes en la historia del cine. Nunca esquivó un rol, bueno, malo o feo. Amó lo que hizo e hizo lo que amaba. No se puede pedir más…”

Helen Miller, Ron Howard ,Elijah Wood y muchos otros famosos han pronunciado palabras de admiración  y respeto ante la partida del legendario actor.

La causa del fallecimiento se debe a una larga enfermedad, de la cual no se conocen detalles hasta el momento.

Donald Sutherland se movió con singular talento tanto en la comedia (Colegio de animales), en el humor negro (M.A.S.H.) como en el terror (Los usurpadores de cuerpos), los éxitos de taquilla (Los juegos del hambre) o en el drama (Gente como uno). Fue dirigido, por ejemplo, por Federico Fellini y Bernardo Bertolucci.

Fue el más sutil y atinado de los intérpretes en ‘Klute‘, del mejor Alan J. Pakula; fue el más divertido, histriónico y desmadrado en su caracterización de Benjamin Hawkeye Pierce en ‘M*A*S*H*‘, de Robert Altman, y supo encarnar el más turbio de los rostros del mal tanto en ‘Novencento‘, de Bernardo Bertolucci, como en ‘El ojo de la aguja’, de Richard Marquand. En efecto, podía ser el más cruel de los fascistas o el más turbador de los espías con solo un movimiento del párpado. No le hacía falta más.

Una vida de éxitos

Donald McNicol Sutherland nació en Saint John, New Brunswick, Canadá. Tuvo polio de chico, y en Toronto tardó en decidirse entre la ingeniería y la actuación, pero cuando abrazó la segunda se marchó a Londres para profundizar sus estudios en Arte Dramático.

Apenas había cumplido 30 años cuando le llegaron los éxitos en el cine, tras su paso por algún filme de terror italiano y, obras de teatro off y la TV. En Doce del patíbulo (1967) actuaba con consagrados como Lee Marvin, Charles Bronson y Ernst Borgnine.

Pronto se volvió una estrella con brillo propio, gracias al rol del médico militar estadounidense en Corea en M.A.S.H. (1970), la legendaria comedia dirigida por Robert Altman y coprotagonizada con Elliot Gould.

Del mismo año es El botín de los valientes, donde forma parte de otro elenco multitudinario, capitaneado por Clint Eastwood y Telly Savalas. Pero no tuvo buenos recuerdos de ese rodaje: se enfermó gravemente durante la filmación en exteriores en Yugoslavia, tanto que su esposa recibió un telegrama pidiéndole que viajara urgente y advirtiéndole que probablemente estaría muerto antes de que ella llegara.

También tuvo una experiencia cercana a la muerte en 1979 cuando enfermó de meningitis. Los médicos le dijeron que había muerto durante un tiempo y él afirmó haber tenido una experiencia extrasensorial.

Lo que vendría después fue un giro en su vida profesional en apariencia radical, pero que, en verdad, se antoja simplemente justo. Tras su aparición como Jesucristo en ‘Johnny cogió su fusil’, de Dalton Trumbo, llegaría lo que bien podría pasar por su confirmación. La definitiva. Su trabajo como lacónico detective en ‘Klute‘ a las órdenes del mejor Alan J. Pakula y con una descomunal Jane Fonda a su lado, refutaba todas y cada una de las definiciones que ya le acompañaban. Estamos en 1972. Todo el caos y la furia (atentos a la guerra abierta con Altman durante aquel rodaje) que jalonaba su incipiente biografía se transformaba en este preciso instante en humo. Acababa de nacer un clásico.

Con información de El Mundo

Lea también: EL CHEF GORDON RAMSAY SUFRIÓ FUERTE ACCIDENTE

Clara Trueba