El bizcocho venezolano endulza a los españoles en Madrid
Clara Trueba
3 de enero de 2023
El bizcocho venezolano endulza a los españoles en Madrid

 

El sueño de una venezolana de conseguir un empleo en Madrid, España, en el área financiera, de manera imprevista, se transformó en el anhelo de tener su propia pastelería. La barquisimetana Lorena Salas emigró sin saber cocinar, pero con la ayuda de tutoriales de YouTube aprendió a hornear y logró crear Sweet Magic, un espacio en el que los sabores de la ovomaltina, el cacao y el dulce de leche no faltan.

En 2017, la venezolana llegó a un poblado pequeño de Italia, junto a su esposo y su hija de nueve años. Sin embargo, a los dos años, la directora del colegio de la pequeña les recomendó mudarse a una ciudad más grande, porque la niña en las instituciones del sector no iba a lograr explotar todo su potencial.

En una entrevista con El Pitazo, Salas comentó que su inquietud por la cocina nació en este “pequeño pueblo al norte de Italia”, donde “la rutina diaria gira en torno a las preparaciones, la comida, las reuniones y un buen café”.

A pesar de que Madrid no estaba en sus planes, la homologación de su título como contadora pública fue aprobada, así que decidió mudarse pensando en la facilidad de ejercer su carrera y en las oportunidades laborales que se encuentran en la ciudad.

Venezuela Un Solo Pueblo regresa por el rescate de la música popular del país

Salas dijo que su objetivo era conseguir un empleo en el área financiera, pero las constantes recomendaciones de que debía vender sus tortas la hicieron cambiar sus planes. “Aproveché esas señales invisibles, sobre todo porque me permitiría estar más tiempo con mi  hija”, destacó.

“Al principio le regalé pedazos de torta a las personas en la iglesia, en la peluquería, al vigilante del edificio y a los amigos de mi hija”, mencionó la venezolana y agregó que siempre les dejaba una tarjeta con sus datos y les pedía que evaluaran su producto.

En 2019, una cliente que trabajaba en una cafetería le propuso presentarle su torta de ovomaltina a su jefe, quien solo tuvo que degustar un pedazo para invitarla a vender su producto en el local.

La barquisimetana, de 34 años, pasó en una sola semana de vender 63 porciones a 460 pedazos. La primera facturación la realizó un primero de mayo, misma fecha en el que tres años después logró abrir su tienda física este 2022.

Señaló que era una urgencia pasar de hacerlo en su casa a hacerlo en un lugar que cumpla con las normas sanitarias. “Mi espíritu de auditora y de saber que las cosas se tienen que hacer bien no podía desligarlo. Mi conocimiento profesional lo llevo conmigo”, acotó.

Salas no ha hecho ni un curso de repostería, solo ha visto videos de YouTube, pero afirma que su voluntad, la práctica y sus ganas de “seguir pasando pena” la llevó a cumplir su sueño.

“Cuando tomé la decisión de crear el local, a los días mi hermano mayor me llamó para decirme que quería venirse a Madrid. Fue perfecto, todo compaginó”, dijo al detallar que es muy gratificante poder compartir esta meta con él, quien “aporta la fuerza masculina”.

Sabores venezolanos presentes en Madrid

Sweet Magic se caracteriza por vender tortas caseras elaboradas con la receta del auténtico bizcocho venezolano. Las más vendidas son las de vainilla con arequipe, la tres leche y la de chocolate con ovomaltina.

“Ahorita en diciembre ofrecimos torta negra y superamos nuestras expectativas. El secreto es el cacao venezolano”, mencionó.

Entre sus próximas metas se encuentra el estandarizar lo máximo posible la producción y tener diversos puntos de venta por la ciudad, donde las personas puedan ir a tomarse un café.

“En ninguna parte del mundo montar un negocio es fácil, pero es más difícil si le sumas el estar lejos de tu familia y una pandemia. Hoy escuchar a mi hija decirme que se siente orgullosa de ella es invaluable”, finalizó.

Información El Pitazo

Clara Trueba