¿El polvo de tu casa es realmente piel muerta? Esto dice la ciencia
Redacción Web
7 de junio de 2022
¿El polvo de tu casa es realmente piel muerta? Esto dice la ciencia

Información El Confidencial

El polvo, ese enemigo cotidiano que se instala sin avisar en cualquier rincón de nuestra casa, escondiéndose donde haga falta y escondiendo un sinfín de cuestiones que lo envuelven de misterio. No hablamos de la eterna pregunta: ¿cómo aparece tan rápido, de la nada, y por menos de nada crece a tamaños inexplicables?, sino de la que debería ser la primera de todas, esa que te viene a la cabeza cuando ves la enorme pelusa agazapada bajo tu sofá: ¿Qué es, exactamente, esa bola? ¿De qué se compone el polvo?

Suciedad, sí, el polvo se compone de suciedad, pero esto no resuelve nada. La respuesta, aunque no lo creas, es más compleja y horripilante: todo eso que limpias casi cada día de todo tipo de superficies es, en realidad, tu propia piel.

Después de conocer este pequeño detalle, es posible que no haya película de terror que te produzca más terror que el hecho, ahora consciente, de que te rodeas de restos de la superficie de tu cuerpo que se van desprendiendo constantemente. Tranquilo, eso sí, porque es solo una certeza a medias.

Muere a los 95 años la «bebé» Gerber

Un cóctel nada agradable

Las células de la piel son parte de la composición del polvo doméstico, pero hay muchos otros componentes en esa capa blanquecina, a veces gris, que te invade. Según el Centro Canadiense de Arquitectura, la pintura, fibras, moho, cabello, materiales de construcción, polen, bacterias, virus, partes del cuerpo de insectos, escamas de piel, cenizas, hollín, minerales y trozos de tierra, solo algunos elementos más que comparten ese cóctel nada agradable a la vista, pero tampoco al olfato de muchas personas alérgicas.

Fuente: iStock
Fuente: iStock

Precisamente en Canadá, un grupo investigadores llegaron a reunir en 2011 muestras de polvo de 1.025 hogares de todo el país para cuantificar la prevalencia de plomo en ellas. Para lo que aquí nos interesan, estos expertos hallaron que las proporciones de cada uno de los componentes varían de un hogar a otro.

 

Es decir, una casa recién construida, por ejemplo, puede tener una gran cantidad de polvo de paneles de yeso u otro polvo de la construcción que aún flota, mientras que otra casa cerca de una calle muy transitada es posible que contenta un nivel más alto de contaminantes externos provenientes de los gases de escape de los automóviles en comparación con una casa en medio de la nada.

500 millones de células desprendidas cada día

En estos mismos datos se han basado recientemente para establecer un listado con todos los posibles componentes del polvo. En aquel estudio, además, las casas antiguas solían tener niveles más altos de plomo en el polvo que acumulaban. Nada nuevo, ya que la pintura con plomo y la gasolina con plomo no se eliminaron del mercado hasta finales de la década de 1970, tal y como apunta Stephanie Pappas en ‘Live Science’.

Muchos de esos fragmentos acaban por el desagüe, por lo que la idea de que entre el 70% y el 80% del polvo doméstico es piel humana probablemente no sea cierta

Tampoco es nada nuevo que las personas perdemos una gran cantidad de células de la piel en todo momento. Según la ‘American Chemical Society’, un adulto medio llega a expulsar alrededor de 500 millones de estas cada día, lo que se traduciría a entre 0,03 y 0,09 gramos por hora. Así que ahí quedan, junto con todos los restos que nos ofrece nuestro entorno.

Fuente: iStock
Fuente: iStock

En cualquier caso, como ya estarás pensando, muchos de esos fragmentos acaban por el desagüe de tu ducha, en la ropa y en la lavadora. Es por ello que, aún sin cifras exactas, la ciencia apunta que la idea de que entre el 70% y el 80% del polvo doméstico es piel humana probablemente no sea cierta.

En cualquier caso, puede que desprenderse tan fácilmente de nuestra piel (aunque esto incluya rodearse de sus restos) no sea tan malo como parece. Otro estudio de 2011 encontró que los niveles más altos de colesterol y escualeno (aceites que se encuentran en la piel muerta) en el polvo estaban asociados con niveles más bajos de ozono en interiores, o lo que es lo mismo: descubrieron que estos aceites pueden estar reduciendo el ozono interior, gran causante de irritación pulmonar, entre un 2 % y un 15 %

Redacción Web