Imputan nuevos delitos a Igbert Marín con penas de hasta 30 años de prisión
jmontoya
7 de marzo de 2024
Imputan nuevos delitos a Igbert Marín con penas de hasta 30 años de prisión

 

Al teniente Igbert Marín Chaparro le imputaron nuevos delitos con penas de hasta 30 años de prisión, en una audiencia sorpresiva que tuvo lugar el martes en la noche en la sede de la Dirección General de Contrainteligencia Militar. Así lo denunció Ignell, hermana del preso político, en un video publicado en las redes sociales.

Durante la audiencia, agregó Ignell, se le impuso un defensor público y se le negó la presencia de sus abogados de confianza, mientras enfrentaba acusaciones relacionadas con el caso conocido como La Viñeta, una supuesta conspiración contra el régimen de Nicolás Maduro.

«Lo acusaron de participar en el caso conocido como la Viñeta, valiéndose de evidencias falsas y amañadas. Mi hermano niega estas acusaciones. Y es que es absurdo pensar que él, desde una cárcel de máxima seguridad, pueda burlar los estrictos controles y participar en acciones de esta naturaleza», manifestó.

El cronograma completo para la elección presidencial el 28 de julio

Posteriormente, al teniente lo trasladaron al anexo de máxima seguridad de Rodeo I, donde enfrenta condiciones infrahumanas. De acuerdo con su hermana, lo han despojado de sus pertenencias, se le prohíbe recibir insumos básicos y está encerrado en una celda insalubre con escasa provisión de agua potable y sin acceso a la luz solar.

Las escasas porciones de alimento que recibe, afirmó Ignell, son insuficientes para cubrir sus necesidades. Se le niega la visita de sus abogados y la comunicación con sus hijos.

Igbert Marín Chaparro con sus hijos. Foto: archivo

La hermana del teniente aseguró además que las visitas autorizadas tienen una duración máxima de 20 minutos y se realizan bajo vigilancia extrema. Ignell observó que Igbert se encuentra visiblemente más delgado y afirmó ha sufrido una crisis hipertensiva reciente, sin acceso a centros de salud cercanos para recibir atención médica.

«Tememos que su situación se agrave. La torturas psicológicas a las que está sometido también afectan a nuestra familia. Estas vejaciones están generando profundos daños que nos mantienen en un estado de angustia permanente; las terribles condiciones que enfrenta Igbert demuestran un recrudecimiento en la vulneración de los derechos humanos que ha sufrido desde su arbitraria detención», manifestó.

Ignell destacó que la grave situación de su hermano evidencia «una confabulación» contra su libertad y así perpetuar su detención, que calificó de injusta.

Información El Nacional

jmontoya