Japón necesita inmigrantes y por primera vez planea abrir sus fronteras
Redacción Web
18 de noviembre de 2021
Japón necesita inmigrantes y por primera vez planea abrir sus fronteras

Información  Asia Nikkei

Japón está considerando permitir que los extranjeros que trabajan en la agricultura, el servicio de alimentos y otros sectores permanezcan en el país por tiempo indefinido tan pronto como el próximo año fiscal, dijeron fuentes familiarizadas con el asunto, un punto de inflexión significativo para un país que durante mucho tiempo ha mantenido sus fronteras casi cerradas a inmigrantes.

La residencia permanente ahora generalmente se otorga solo a personas en ciertas ocupaciones especializadas, como ingenieros. Pero a medida que Japón enfrenta una escasez de mano de obra en medio de una población que envejece rápidamente, los funcionarios están reconsiderando esta postura.

Permitir la residencia permanente para un grupo más amplio de personas representaría un cambio importante en la política de inmigración de Japón, dijo Toshihiro Menju, director gerente del Centro de Intercambio Internacional de Japón.

Según el programa existente creado en 2019 para cubrir 14 sectores con escasez de personal, incluido el trabajo de manufactura y limpieza, los ciudadanos extranjeros con experiencia pero sin capacitación especial pueden trabajar en Japón por hasta cinco años. No se les permite traer a sus familias.

En otra categoría, quienes hayan demostrado ser trabajadores calificados pueden renovar sus visas por tiempo indefinido y traer a sus familiares, siempre que no tengan antecedentes penales. Pero esta categoría está reservada solo para dos de los 14 sectores con escasez de mano de obra constante: la construcción y la construcción naval.

Ahora Japón abrirá esta categoría más privilegiada al resto de los 14 sectores, eliminando efectivamente el límite de cinco años. Aquellos que hayan vivido en Japón durante 10 años también cumplirán con un requisito para obtener la residencia permanente.

Japón ha mantenido durante mucho tiempo políticas estrictas de inmigración. El país tenía 1,72 millones de trabajadores extranjeros en octubre de 2020, según datos del gobierno. Aproximadamente 35.000 permanecían bajo el programa para abordar la escasez de trabajadores a partir de agosto. Otros programas para ciudadanos extranjeros incluyen un plan de capacitación en el que las personas adquieren habilidades en Japón y regresan a sus países de origen.

La Cámara de Comercio e Industria de Japón ha pedido que se amplíe la elegibilidad de inmigración y dijo el año pasado que “el interés en contratar personal extranjero es fuerte, al igual que las expectativas para ellos”.

Se espera que los detalles del cambio de política se resuelvan entre los ministerios y la oficina del primer ministro, así como los legisladores del gobernante Partido Liberal Democrático. El proceso puede ser largo debido a la fuerte oposición de los miembros conservadores en contra de flexibilizar la política de inmigración. La medida para permitir que las familias de los trabajadores ingresen al país durante la pandemia de coronavirus también generará preocupaciones.

Cuando se introdujo el programa para abordar la escasez de mano de obra de los 14 sectores, la Agencia de Servicios de Inmigración anticipó que Japón tendría un déficit de 345.000 trabajadores para el año fiscal 2023. Unas 3.000 personas obtienen una visa en virtud de este programa al mes, y un simple cálculo muestra que, con la ausencia del máximo de estadía, su recuento estaría en camino de alcanzar aproximadamente 300,000 a fines de la década de 2020.

Redacción Web