Nela Moser: una apasionada por el chocolate que fomenta el arraigo por el cacao venezolano desde Galipán
Vanessa Acosta
7 de febrero de 2024
Nela Moser: una apasionada por el chocolate que fomenta el arraigo por el cacao venezolano desde Galipán

Hace 17 años, Nela Moser dejó la agencia de publicidad que tenía y cambió la ciudad por la montaña. Dejó todo atrás por amor, Galipán se convirtió en su nuevo hogar y la llenó de inspiración para adentrarse en el mundo del cacao y del chocolate, dándole vida a Chocolates Picacho. “La montaña me llamó y me enamoré de mi segundo esposo enormemente, inmensamente, y le dije: si hacemos una casita en la montaña, yo te voy a querer toda la vida. Cuando llegué aquí yo quería que las personas vinieran a visitarnos a Galipán, en vez de nosotros bajar a Caracas y me puse a buscar qué hacer”, recordó.

En esa búsqueda por encontrar algo que le gustara hacer y que, a su vez, sirviera de incentivo para que otros visitaran su nuevo hogar probó con varias actividades y oficios antes de aventurarse a levantar Chocolates Picacho. “Primero me puse a sembrar girasoles y fracasé rotundamente porque había muchos factores agrícolas que no conocía. Después me dije: pero si cada montaña en el mundo tiene una chocolatería y nuestro cacao es el mejor y más aromático del mundo, aquí lo que hay que hacer es ponerse manos a la obra. Así que me puse a investigar y a tratar de entender todo este proceso de temperado de chocolate con mucha paciencia”, agregó.

Eso le tomó entre 8 meses y un año. Una vez empapada de la teoría y después de muchos intentos y mucha práctica, decidió habilitar un espacio de su casa para convertirlo en lo que describe como “el taller en el que los duendes del chocolate hacen su magia”.

Ese mismo amor y sentido de arraigo por el cacao de nuestro país es el que Moser quiere transmitir a las nuevas generaciones y, a su vez, hacer que los venezolanos conozcan y aprecien el origen de este fruto y su delicada transformación en delicioso chocolate.

Es por eso que en 2011 despertó la inquietud de hacer un libro. Así nació ‘Una torta de chocolate para la princesa Demi Sueños’. “Aquí, entre tanto silencio, me puse a escribir y la Cámara de Comercio Venezolano-Italiana lo apoyó. Hicimos la primera edición y lo llevamos a Perugia (Italia), a la Feria Mundial del Chocolate (…) Vino una segunda edición en 2019 y ahora esta tercera edición, que viene aumentada en el sentido que tiene la ruta del cacao de Venezuela, tiene una receta maravillosa que se llama Marquesa de Chocolate de Doña Mariana, que es mi hija”, afirmó.

El cuento narra la historia de un grupo de duendes – nombrados como árboles de Venezuela – que tendrá que trabajar en equipo con el encargado de una hacienda cacaotera venezolana, y entregar al chef las semillas de cacao para que haga magia y las transforme en puro y rico chocolate. Así, un chef pastelero con una gran preocupación; una cocinera con contactos ocultos en la montaña y unos duendes que tendrán que aventurarse a tierras lejanas para buscar lo desconocido, se unen para cumplir uno de los deseos de la princesa que habita en un palacio.

Si bien es un libro que en primera instancia puede parecer que es exclusivo para niños, Moser destacó que está dirigido a todo aquel que quiera conocer el proceso de elaboración del chocolate. “Este libro no es solamente para los niños. Hay muchos padres que están interesados en conocer todo lo que es el proceso del cacao venezolano, porque hablo sobre el proceso de la cosecha, la fermentación, el secado”, recalcó.

Convencida de la necesidad de comunicar el valor del cacao para los venezolanos y el mundo, Moser escogió como escenario dos zonas emblemáticas y turísticas de nuestro país; la montaña El Ávila y el pequeño pueblo chocolatero de Chuao (estado Aragua), dedicándoles la historia a todas aquellas personas que cultivan, cosechan y procesan el cacao.

Escuche el audio de la entrevista completa aquí:

 

Vanessa Acosta