Organización y protesta vecinal: Claves para presionar por mejores servicios públicos
J. R. Bertorelli
21 de junio de 2022
Organización y protesta vecinal: Claves para presionar por mejores servicios públicos

En el último estudio de la organización Monitor Ciudad, con datos desde el 1ero de enero hasta el 23 de mayo de 2022, se registra que los vecinos del municipio Libertador de Caracas pasan el 65,5% del tiempo con las tuberías vacías, es decir que pasan 109 horas a la semana sin agua. Antímano es la parroquia más afectada de todo el municipio cuyos habitantes pasan hasta el 95% del tiempo sin agua, seguida por El Junquito con 91,3% y Altagracia con 88,2%.

Además, el estudio pudo determinar que los ciudadanos de Libertador deben esperar en promedio casi 4 (3,7) días entre ciclo y ciclo de distribución y que pueden almacenar en promedio hasta 6 días de agua. Sin embargo, hay comunidades donde deben esperar hasta 21 días entre ciclos y no tienen capacidad de poder almacenar lo suficiente, por tanto, el acarreo y en menor medida la compra de cisternas son su principal mecanismo para obtener agua, lo cual tiene graves consecuencias en la salud y en la productividad de las familias.

¿Qué hacer entonces para combatir la evidente desidia gubernamental con respecto al agua y otros servicios públicos? 

La clave parece estar en la organización vecinal.

Jesus Armas, director de la ONG Monitor Ciudad, exalta la importancia de la organización vecinal para exigir derechos, plantear reclamos y obtener respuestas en materia de mejoras en los servicios públicos. “Hay un caso puntual y muy exitoso en La Vega, Caracas, nos dice, en donde esta dirigencia vecinal organizada ha efectuado protestas que han obligado a funcionarios de Hidrocapital a responder a esas exigencias. Esa presión de la gente ejercida con contundencia y civismo ha logrado que en lugar de tener agua cada dos o tres meses esa localidad ahora tenga servicio al menos semanalmente. No es la solución definitiva, pero evidentemente la acción ciudadana les trajo una mejora en la realidad cotidiana.

Todavía estos vecinos siguen presionando. No han bajado la guardia porque están conscientes que tener acceso diario al agua potable es un derecho humano universal.

Otro ejemplo de esta presión de la gente ante las autoridades lo tenemos en El Paraíso donde los vecinos han organizado diferentes acciones y protestas y ahora tienen respuestas concretas y reales por ejemplo del cronograma del ciclo de distribución del agua y son informados constantemente de fallas, averías o cortes no programados”, afirmó Armas..

Monitor Ciudad, ONG nacida en el 2018 documenta el tema del acceso y distribución del agua en el Distrito Capital de Caracas y en otros cinco estados más de la nación. Para ello, la metodología que utilizan consiste en dividir por zonas cada región en la que operan y en cada zonas ubican entre uno y cinco vecinos que como voluntarios reportan semanalmente una encuesta digital que luego es tabulada y permite tener en tiempo real factores asociados a los servicios públicos como pueden ser: frecuencia, calidad, cantidad, precios y hasta las formas alternativas de acceder a esos servicios.

Por ejemplo, nos reseña Armas “los precios que generalmente paga la gente por servicios como agua o gas son exorbitantes. También se han creado estrafalarios métodos como el de los  llamados acarreadores de agua en sectores populares. Se trata de jóvenes que buscan y llevan contenedores con agua a otros vecinos que no pueden cargar este peso. Por esto cobran entre tres o cuatro dólares o también canjean el agua que llevan por comida como harinas, granos, arroz, etc”

El directivo de Monitor Ciudad concluye que “la única forma que volvamos a tener agua y calidad de servicios en nuestro país es a través de la democratización de Venezuela para poder acceder a un plan de recuperación y financiamiento de ejecución de obras en acueductos en todo el territorio”.

 

J. R. Bertorelli

Jesús Rivero Bertorelli. Periodista y educador egresado de la UCAB