Para Los Delorean la segunda fue la vencida
Clara Trueba
29 de agosto de 2022
Para Los Delorean la segunda fue la vencida

 

No era la primera vez de Los Delorean en un Nuevas Bandas. Contaban con la experiencia de 2018, año en el que ganó Anakena. Pasaron cuatro años y la agrupación de Los Teques se propuso superarse. Y cumplió.

Hace dos semanas, el sábado 13 de agosto, la banda que integran Dorian Vélez (voz), de 36 años de edad; Robert Pacheco (guitarra), de 36; Paul Manzo (bajo), de 36; Adalberto Velásquez (batería), de 37; y Paola Di Girolamo (guitarra), de 25, se convirtieron –junto con Capitán Mostacho– en los ganadores de la edición 2022 del  Nuevas Bandas en una jornada en la que el festival volvió a recuperar la calle como un espacio para la música.

Para la agrupación era importante dar un buen show. «Queríamos aprovechar la oportunidad porque era retomar la calle después de mucho tiempo. Sabíamos la responsabilidad que eso conlleva. La gente estaba ansiosa por recibir música, entretenimiento y un producto de calidad y eso era lo que teníamos pensado ofrecer», dice Robert Pacheco.

Los Delorean
Los Delorean, uno de los ganadores del Festival Nuevas Bandas 2022 | Foro Ramsés Romero

«Fuimos al Nuevas Bandas con ganas de dar el mejor show sin  importar si ganábamos o no, lo que queríamos era capturar la vitrina y que a la gente no se les olvidara quiénes eran Los Delorean ni el show», agrega Dorian Vélez.

El show de Los Delorean fue enérgico e interactivo de principio a fin. Su vocalista se mezcló entre la multitud para cantar con los fans. Fue una de las presentaciones más aplaudidas de la jornada. «Cuando terminamos nos sentimos súper contentos. La receptividad del público fue muy buena, la vibra fue increíble. Fuimos enfocados en dar un buen show», asegura Vélez.

Los Delorean cuentan con disco, Las luces que bailan, que publicaron en 2019, poco antes del inicio de la pandemia de covid-19. No habían tenido la oportunidad de interpretar los temas en vivo. «Venir la pandemia y tener material nuevo nos cayó como anillo al dedo. Recién habíamos estrenado el disco y teníamos muchas ganas de defenderlo. Ahora tenemos que aprovechar este impulso para concretar lo que veníamos trabajando», asegura Pacheco.

La banda decidió probar suerte por segunda vez en el festival porque consideran que es una buena vitrina para mostrar lo que se está haciendo la movida musical. «Nada impide que uno se inscriba de nuevo. Dentro de la fundación (Nuevas Bandas) hay personas que eligen a las bandas que van a cada circuito y creo que no se pierde nada con probar. Nos inscribimos y quedamos», cuenta el guitarrista.

Los Delorean
Foto Franklin Puentes

De su primera vez en el Nuevas Bandas, Los Delorean solo tienen buenos recuerdos. «Fue finísimo. La receptividad fue muy buena, después del set que tocamos aprendimos mucho porque elaborar un set para poco tiempo es todo un reto», afirma Robert. Aunque de aquella experiencia se llevaron un gran aprendizaje, no se confiaron pues sentían el compromiso de ofrecer un mejor show. «Cada experiencia fue diferente. En esta oportunidad nos sentíamos más tranquilos porque estábamos felices con la música que estábamos haciendo y seguros con nuestro show; sin embargo, el hecho de haber participado antes te pone en un compromiso porque si vas por segunda vez a una misma vitrina la ansiedad o los nervios te puede jugar en contra. Afortunadamente, no fue así», explica.

Ayudó a la agrupación presentarse en otras tarimas como, por ejemplo, la del LD Fest, festival que crearon en 2017 como respuesta a la falta de espacios musicales para ese entonces. «Cuando empiezas a tocar en sitios en los que se suman más personas, poco a poco te acostumbras a los aforos donde hay muchas personas», dice Robert.

Aunque no conocían a todas las agrupaciones que participaron en el Festival Nuevas Bandas, disfrutaron las presentaciones de Gran Celaje, Nina Romero, Caribian y Xanaxboy & Los $Inie$Tro$. «Como banda nos gusta conocer a las otras agrupaciones y hacer amistad, es parte de querer incentivar la movida, no solo debe ser un tema de competencia porque la música es subjetiva. Todos ganan, hay para todos los gustos. Para nosotros es importante conocer a otras bandas e intercambiar números, porque de ahí pueden surgir grandes cosas», asegura Dorian Vélez.

Los Delorean
Foto Franklin Puentes

Desde sus inicios –en 2014– hasta hoy, Los Delorean ha experimentado cambios como agrupación, tanto en sus integrantes como en su sonido. «Venimos de un proceso de metamorfosis, de encontrarnos como músicos, personas, amigos. Eso nos ha ayudado», afirma Pacheco.

Al inicio, la alineación de la banda era distinta. Había otros músicos como, por ejemplo, el guitarrista Aaron Obando, que dejó el grupo hace poco. Aunque Los Delorean tenían a varios músicos en mente, se decidieron por Paola Di Girolamo, con quién conectaron de inmediato. «La primera vez que nos reunimos no fue para hacer música, sino para escuchar el material en el que estábamos trabajando y fue como si nos conociéramos de toda la vida. Hicimos un clic súper mágico y en los últimos 8 meses hemos hecho un sinfín de música», cuenta Robert.

Para Paola Di Girolamo fue un honor que la consideraran para formar parte de la banda. «Yo era fan de Los Delorean antes de entrar y todavía lo soy. Es fino que otros músicos que admiras volteen a verte y consideren que puedas llenar un vacío tan importante. Por eso, lo primero que les dije cuando me propusieron ser parte del grupo fue: ‘Claro que sí ¿cuándo nos vemos?’», recuerda la guitarrista.

Los integrantes de Los Delorean son de Los Teques y se conocen desde la época del colegio, a excepción de  Di Girolamo que vive en Caracas y a quien conocieron cuando participaron en el Viva Rock Latino de 2017. En ese entonces, la guitarrista tenía una banda con la que participó en el concurso. “Concursamos en el mismo Viva Rock Latino. Desde ahí nos hicimos súper panas y quedó una relación bonita. Empecé a ir a los eventos que hacían, fui al lanzamiento del disco y al festival que hicieron en Caracas», dice Paola.

Los Delorean
Foto Franklin Puentes

Los integrantes de Los Delorean no solo se dedican a la música, a excepción de Di Girolamo, quien trabaja como músico de sesión y estudia Ingeniería de Sonido y Producción Musical. Por su parte, además de la banda, Dorian Vélez es TSU en Informática, Robert Pacheco es administrador financiero y Adalberto Velásquez trabaja en el área de Recursos humanos.

Sobre las referencias musicales de Los Delorean, cuando comenzaron tomaron elementos de bandas como Foo Fighters o Pearl Jam; sin embargo, aseguran que su sonido ha ido cambiando con el tiempo. «Todo ha sido un proceso que nos llevó a lo que somos hoy, que ya tenemos un enfoque en el sonido que queremos que es un sonido más pop/rock», afirman.

De su experiencia en el Nuevas Bandas, Los Delorean se llevan el compromiso de seguir trabajando en buena música. «Sabemos que ganamos el festival pero también sabemos que tenemos un gran trabajo por delante por hacer. Queremos aprovechar esta vitrina. Afortunadamente, hemos trabajado en material nuevo», dice Robert Pacheco

Uno de los sueños de la banda es convertirse en referentes del rock nacional. También desean representar a la movida musical venezolana más allá de las fronteras. «Ese es un primer escalafón de muchos que están por venir. Todo aún está muy jojoto pero creo que el esfuerzo y el trabajo que hemos venido haciendo y que seguimos haciendo es para lograr ese objetivo y estar en otras tribunas, tenemos todas las energías en eso», finaliza Adalberto Velásquez.

Clara Trueba