¿Qué es La Tumba, la celda de torturas atribuida a Miguel Rodríguez Torres?
Whinder Castrillo
23 de enero de 2023
¿Qué es La Tumba, la celda de torturas atribuida a Miguel Rodríguez Torres?

 

Escuchar el nombre de La Tumba es sinónimo de terror para todos aquellos presos políticos venezolanos que han pasado por este lugar, el que muchos recuerdan como un espacio de torturas donde se vive en condiciones infrahumanas, situado en el edificio del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), en Plaza Venezuela.

Una de las personas que más se ha referido a las torturas practicadas en este centro es el dirigente político exiliado en España, Lorent Saleh, quien pasó cuatro años detenido en esas celdas del Sebin. Incluso, su acusación más reciente la realizó este sábado 21 de enero, a propósito de la libertad del mayor general del Ejército, Miguel Rodríguez Torres.

Lorent Saleh cuestionó que Rodríguez Torres fuera excarcelado y beneficiado con un exilio a la ciudad de Madrid, en España. Aseguró que es «un violador de derechos humanos, el padre del Sebin» y creador de centros de tortura como La Tumba.

Mauricio Claver-Carone: La administración Biden está beneficiando a Maduro

La abogada defensora de los derechos humanos, Tamara Sujú Roa, denunció en el año 2015 las condiciones en las que estudiantes, como Lorent Saleh, Gabriel Valles y Gerardo Carrero se encontraban detenidos en ese lugar por protestar contra el Gobierno venezolano. Una prisión de siete celdas pequeñas, ubicada en un sótano, cinco pisos bajo tierra, sin luz ni aire natural.

Siete celdas sin aire ni luz natural

En un relato, la abogada Tamara Sujú aseguró que en este terrorífico lugar no hay sonidos, ventanas, luz natural ni ventilación. Solo se escucha el Metro de Caracas, el cual pasa por encima de estas siete celdas de dos por tres metros cuadrados, alineadas de forma continua, una detrás de la otra, por lo que los detenidos no pueden verse.

También aseguró en ese momento que el piso y paredes eran blancas, las rejas grises con una apertura por donde ingresan la comida y camas de cemento blanco. Además, indicó que los detenidos pasaban las 24 horas del día encerrados, vigilados por cámaras y micrófonos.

«Solo estiran las piernas cuando tocan un timbre interno para ir al baño y hay veces en que no los sacan. No hay sonido, solo sus voces, no hay ni sol, ni luna, ni tiempo, porque no tienen reloj. No tienen noción de la hora y no saben si realmente es de día o es de noche», dijo Tamara Sujú.

Los familiares y abogados de algunos de los detenidos en La Tumba también denunciaron que los presos no podían dormir, porque la luz blanca permanecía encendida todo el día y el aire acondicionado lo colocaban a bajas temperaturas, como un frigorífico.

Torturas en La Tumba

Lorent Saleh, quien pasó 26 meses recluido en el Sebin, encabezó en febrero de 2020 un recorrido por el sótano del Parlamento Europeo para dar a conocer qué ocurre exactamente dentro de La Tumba. Con la performance White Torture underground poetry, intentó llevar al público la magnitud de la tortura en las cárceles venezolanas, específicamente en la que él estuvo detenido.

Una pequeña celda blanca iluminada, una cama, una cámara. De vez en cuando algún grito, una sirena. Golpes amenazantes contra las rejas. Esto fue todo lo que se replicó sobre las torturas que realizan funcionarios del Estado venezolano en las celdas del Sebin.

Saleh, quien recibió en 2017 el Premio Sájarov, junto a otros siete representantes de la oposición venezolana, describe que estando recluido recibió «tortura blanca», un tipo de tortura psicológica basada en la privación sensorial y el aislamiento.

El activista venezolano estuvo acusado, en el año 2014, de cooperar con el paramilitarismo colombiano y planear atentados contra el gobierno de Nicolás Maduro, por lo que pasó cuatro años en prisión, sin comparecer nunca ante un juez. Fue liberado en octubre de 2018 y desterrado a España, donde se encuentra exiliado actualmente.

Información El Pitazo

Whinder Castrillo