¿Qué implica el triunfo de la ultraderecha en Francia?
Vanessa Acosta
8 de julio de 2024
¿Qué implica el triunfo de la ultraderecha en Francia?

Contra todo pronóstico, la izquierda, representada en la alianza Nuevo Frente Popular (NFP), desplazó a la ultraderecha y ganó la segunda vuelta de las elecciones legislativas en Francia.

Los resultados son un duro revés para la ultraderecha, liderada por Marine Le Pen, que había ganado en la primera vuelta.

En la segunda vuelta, el NFP logró una mayoría simple, seguida del oficialismo del presidente Emmanuel Macron. Le Pen y la ultraderecha ocuparon el tercer lugar.

Desde el Elíseo adelantaron que Macron  esperará la estructuración de la nueva Asamblea Nacional para tomar las decisiones sobre el Gobierno a constituir.

Una Asamblea que a decir del analista internacional, Moisés Chocrón, está fragmentada.

“Los votos repartidos entre la izquierda, el centro y la derecha estuvieron bastante parejos. La Asamblea que tomará el poder está representada casi por fuerzas iguales”, refirió.

Le Pen, la ultraderecha y la UE

Marine Le Pen lamentó la derrota de su partido en las legislativas, pero afirmó que duplicaron sus apoyos, lo que “pone los cimientos de la victoria futura”.

“La marea sube, no lo suficiente esta vez, pero sigue subiendo. Es una victoria en diferido”, aseguró la líder ultraderechista.

Tras la derrota, el partido francés Agrupación Nacional de Marine Le Pen se unió al grupo de la Eurocámara “Patriotas por Europa”.

La coalición promovida por el primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, será la tercera fuerza en el Parlamento Europeo, con 84 escaños.

“Para mí, Le Pen representa a una derecha que no está tan alineada con los valores y los objetivos de la Unión Europea. Es una derecha aislacionista”, refirió Chocrón.

 

 

Futuro incierto

Incertidumbre es lo que reina en Francia sobre la nueva legislatura tras unas elecciones que no arrojaron mayoría absoluta a ninguna coalición política.

Macron rechazó la renuncia del primer ministro, Gabriel Attal, y le pidió que permanezca temporalmente en el cargo “para garantizar la estabilidad del país”.

Attal ya había señalado que presentaría su dimisión, siguiendo la tradición política francesa.

No obstante, matizó que estaba dispuesto a permanecer en el cargo más tiempo, pero que correspondía al presidente decidirlo.

Con 34 años, Attal se convirtió en el primer ministro más joven de la historia moderna de Francia. Llegó a la política de la mano de Macron.

 

Escuche el audio de la entrevista completa aquí:

 

 

 

 

 

Vanessa Acosta