¿Qué estrategias implementa el chavismo para intentar captar el voto juvenil?
J. R. Bertorelli
23 de febrero de 2024
¿Qué estrategias implementa el chavismo para intentar captar el voto juvenil?

Desde noviembre de 2023, el chavismo ha venido implementando programas y acciones que parecen responder a la necesidad de captar el voto juvenil de cara a las elecciones presidenciales que deberían realizarse este año 2024. Así lo asevera la socióloga Showny Azar, cofundadora del Observatorio de Juventudes Venezuela.

 

Como es usual, nos dice en entrevista la especialista, en el sistema autoritario en el que vivimos, el régimen de Nicolás Maduro pretende instrumentalizar causas y necesidades de las juventudes para fines político-electorales-partidistas, ante el descontento de varias generaciones hacia la crisis venezolana que les afecta de manera diferenciada; pero también aprovechando que, actualmente, esta población dice preferir un gobierno de “mano dura” que uno democrático. Según la Encuesta Nacional sobre Juventud de 2021 (ENJUVE) de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), el 22,1% de los jóvenes dice que “es preferible” un régimen autoritario, mientras que el 27,5% expresa que da lo mismo una democracia o una dictadura.

Esta insatisfacción con la democracia, que para 2021 era de 78%, responde a los retos que los partidos políticos, el gobierno y el mismo Estado no han podido o querido responder con base en las necesidades y principales problemas de las juventudes. La violencia política y la represión, el abordaje adultocéntrico de todas las instituciones hacia lo público, y la crisis económica y laboral que impide el desarrollo pleno de esta población, todo ello aunado a la crisis de referencias políticas, culturales y sociales en el país, es una parte importante de las causas por las que las juventudes no consiguen construir identidad. Esta misma crisis ha generado que este grupo etario no haga una transición hacia la adultez, porque ha tenido que asumir responsabilidades de adultos debido a su empobrecimiento y el de sus familiares.

En un año de elecciones presidenciales, en un país presidencialista, donde los principales gobernantes están siendo investigados internacionalmente por crímenes de lesa humanidad y el partido oficial cumple 25 años siendo gobierno; la conservación del poder se convierte en una tarea existencial. Los recursos que debe invertir para el gasto público y la captación de votantes serán muy importantes, y parte de ellos, como hemos venido examinando desde el Observatorio de Juventudes Venezuela (@objuve), están siendo usados para acercarse a las juventudes.

Oposición pide conformar “comanditos” de campaña en favor de Machado

Instrumentalización

Se hizo “justicia”. Una de las primeras manifestaciones fue la reapertura del caso de Tirone González, mejor conocido como Canserbero, uno de los raperos más importantes de Venezuela y América Latina, y quien se presume fue asesinado en enero de 2015. El caso quedó congelado por las autoridades venezolanas, hasta noviembre de 2023, cuando el Fiscal General, Tarek William Saab, anunció que retomarían las investigaciones de su muerte. Semanas después de declaraciones, publicaciones en la red social X y menciones de la figura por varios actores del chavismo, los presuntos culpables fueron condenados a 25 años de prisión el 2 de febrero de 2024, con denuncias de irregularidades por parte de los abogados de los imputados. Así, el régimen hizo “justicia” y muchos fanáticos de Can agradecieron por dar “paz a su alma” y a sus familiares.

Además de pretender lavarle la cara al régimen a través de la Fiscalía, haciendo ver que se hace justicia en Venezuela, instrumentalizando un caso importante para las juventudes, se utiliza un elemento identitario de una parte de esta población que es afecta a este género musical.

Maduro Podcast

El 30 de noviembre de 2023, Nicolás Maduro y Cilia Flores estrenaron este nuevo formato para impulsar conversaciones sobre aspectos personales de los invitados como método para conectar con el público, y sobre asuntos públicos como nuevas medidas que está adoptando el chavismo y sucesos que les favorecen. De hecho, el segundo episodio fue con el Fiscal General y parte de la conversación se centró en el caso de Can; mientras que el quinto episodio transmitido en semanas recientes tuvo como invitados a Génesis Garvett y Héctor Rodríguez, ambos símbolos de liderazgo juvenil dentro del PSUV. “La juventud y el liderazgo hablan de sus experiencias en este camino revolucionario y su visión del presente y el futuro”, se lee en la descripción del episodio.

Según el estudio para conocer la audiencia de los podcasts en español, Encuesta Pod 2022, casi el 31% de las juventudes entre 25 y 34 años de edad escuchan podcasts, mientras que las personas en edad postjuvenil, entre 35 y 44 años, representaron el 32,3%, lo que evidencia que este formato es mayormente consumido por esta población. Maduro Podcast representa un medio eficaz para hacer propaganda sobre los actores y la gestión chavista, además de vender su figura como una persona alcanzable y humana.

El derecho al ocio nunca fue garantizado. Otros mecanismos han venido siendo utilizados por el chavismo, sobre todo en el área de ocio y entretenimiento: el programa Con Maduro+ que intenta humanizarlo; la lista de Spotify de Maduro que difundió en noviembre de 2023; su cuenta en TikTok (red social utilizada mayoritariamente por juventudes), donde publica contenido trendy y de “humor” que lo hace ver como un “dictador cool”; el destinar una parte importantísima del Presupuesto 2024 al Estadio Monumental Simón Bolívar, donde se están haciendo numerosos conciertos de artistas internacionales; y el reciente lanzamiento de la Gran Misión Viva Venezuela Mi Patria Querida que, según Maduro, pretende “enfrentar la crisis cultural” en el país.

El ocio y el entretenimiento forman parte esencial de cualquier sociedad para su disfrute y distracción. Es un derecho que ha sido negado por el régimen de Maduro, tanto por sus políticas autoritarias que impedían a artistas presentarse en Venezuela, como por la emergencia humanitaria compleja, el empobrecimiento y la desigualdad social que generaron. Ello afecta de manera diferenciada a las juventudes, quienes en esta etapa deben desarrollar su identidad a través de espacios seguros para su sano relacionamiento.

Gran Misión Venezuela Joven (GMVJ)

Una de las mayores manifestaciones de instrumentalización de necesidades y causas es la creación de misiones y grandes misiones por parte del chavismo. Este programa aparece como respuesta a las grandes crisis, generadas por el mismo régimen en sectores como educación, vivienda, cultura, trabajo y educación sexual y reproductiva Además, la GMVJ responde a intereses ideológicos, partidistas y con una visión discriminatoria y adultocéntrica que pretende complementar la ahora Ley de Gran Misión Chamba Juvenil. Como plan nació en 2017, en plena emergencia humanitaria compleja, con el fin de ofrecer trabajos a las juventudes, pero terminó siendo un programa de captación para ofrecer empleos subpagados, indecentes y que no aprovechaban las potencialidades y capacidades de este grupo etario para su desarrollo personal y el del país.

A pesar de que Maduro aseguró que la GMVJ se implementará “sin ningún tipo de sectarismo”, en su discurso hace un llamado a las juventudes a “defender a la patria de las sanciones” y a continuar con el legado de la “revolución”. Además, en una primera etapa, pretende atender a los supuestos 5.300.000 jóvenes inscritos en el Sistema Patria, evidenciando entonces el sesgo partidista e ideológico que tienen estos programas de gobierno.

Por otro lado, como parte del éxito de la aplicación Cashea,  utilizada por más de 2 millones de personas en Venezuela, el chavismo buscó readaptar este concepto ante la falta de créditos bancarios asegurando que en marzo lanzará Lucash, un método de financiamiento para emprendimientos juveniles enmarcado en la misma GMVJ.

Contramemoria

Un elemento importante del lanzamiento de esta Gran Misión es que se hace el Día Nacional de la Juventud en Venezuela, el pasado 12 de febrero, como parte de la celebración y reivindicación que busca hacer Maduro sobre el potencial de las juventudes. Ese mismo día, pero en 2014, fueron asesinados Bassil Da Costa y Robert Redman, de 23 y 31 años de edad, respectivamente. En las redes sociales, quienes continúan abogando por hacer memoria para la justicia y reparación de las víctimas, recordaron estos hechos y narraron cómo es ser joven en Venezuela.

La política del chavismo ha intentado borrar los hechos mediante actos y celebraciones, a través de lo que hemos llamado contramemoria. Ello se evidencia en cómo han retomado el uso de la base aérea militar La Carlota para hacer conciertos y otros eventos; justo en el lugar desde donde asesinaron a David Vallenilla el 22 de junio de 2017. Muchos jóvenes de la generación Z no conocen los nombres de los jóvenes asesinados, pero sí recordarán que fueron al concierto de Romeo Santos.

La sociedad civil juega un papel esencial para la construcción de memoria histórica, sobre todo con el reto de que no ha llegado el momento de postconflicto: diariamente, los venezolanos seguimos sufriendo graves violaciones a sus derechos humanos. Mientras no exista cambio político, el Estado no podrá ser partícipe en el recuento de lo que hemos padecido.

Recordemos siempre a quienes tuvieron que huir del país. Conmemoremos a los asesinados. No olvidemos a quienes sufrieron tanta pobreza que pudieron comer una sola vez al día, si acaso, durante 2017. Demos oportunidades a las juventudes que no tuvieron la oportunidad de vivir dignamente. Sigamos recordando, aunque quieran hacernos pasar la página, vender una falsa normalidad y olvidar.

Información La Gran Aldea

J. R. Bertorelli

Jesús Rivero Bertorelli. Periodista y educador egresado de la UCAB