Viruela del mono: ¿Qué es esta enfermedad y cómo identificarla?
Whinder Castrillo
20 de mayo de 2022
Viruela del mono: ¿Qué es esta enfermedad y cómo identificarla?

Información BBC

La aparición de un caso de la viruela del mono en Reino Unido el 7 de mayo encendió las alarmas.

Con el correr de los días, la enfermedad comenzó a propagarse y ya se identificaron nueve infectados en ese país, con una particularidad: las relaciones sexuales parecen tener un rol importante en el contagio.

Estados Unidos informó este miércoles 18 de mayo de un caso confirmado; un hombre que recientemente había viajado a Canadá y que fue hospitalizado, aunque se encontraba en buen estado.

España informó este miércoles de la sospecha de ocho pacientes que podían estar infectados, y posteriormente elevó el número a 23.

¿Qué es la viruela del mono?

“La viruela del mono es una zoonosis -aquellas enfermedades que se transmiten de animales a seres humanos- del tipo selvática, con infecciones humanas incidentales, generalmente ocurren esporádicamente en zonas boscosas de África central y occidental”, dijo este miércoles en conferencia de prensa el asesor en Prevención y Control de Enfermedades de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el epidemiólogo Enrique Pérez.

“Es causada por un virus, el virus de la viruela, y pertenece a una familia de virus que son los ortopoxvirus”, precisó.

“Se manifiesta con erupción pustulosa (granos llenos de pus) y es una enfermedad sistémica que puede variar desde una forma leve (…) hasta una enfermedad más grave e incluso la muerte”, agregó.

En África, las tasas de letalidad se ubican entre 4% y 22% y la mayoría de los pacientes son niños.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas iniciales incluyen fiebre, dolores de cabeza, hinchazón, dolor de espalda, dolor muscular y apatía general.

Una vez que pasa la fiebre, puede desarrollarse una erupción, que a menudo comienza en la cara y luego se extiende a otras partes del cuerpo, más comúnmente a las palmas de las manos y las plantas de los pies.

La erupción, que puede causar mucha picazón, cambia y pasa por diferentes etapas antes de finalmente formar una costra, que luego se cae. Las lesiones pueden causar cicatrices.

La infección suele desaparecer por sí sola y dura entre dos y cuatro semanas. La mayoría de los casos son leves, a veces parecidos a la varicela.

¿Cómo te contagias?

La viruela del mono se puede propagar cuando alguien está en contacto cercano con una persona infectada.

Pérez, de la OPS, dijo que se transmite a través de gotas grandes exhaladas. Puede ingresar al cuerpo a través de piel lesionada, las vías respiratorias o los ojos, la nariz o la boca, y tiene un período de incubación de 6 a 13 días, aunque puede llegar a 21 días.

A pesar de que se denomina “viruela del mono”, es también transmitida por roedores, marsupiales y otros primates. La OPS señaló que la población “debe abstenerse de manipular animales”.

¿Qué tan comunes son los brotes?

El virus se identificó por primera vez en un mono cautivo y desde 1970 se reportaron brotes esporádicos en 10 países africanos.

En 2003 hubo un brote en EE.UU., la primera vez que se veía la enfermedad fuera de África.

Los pacientes contrajeron la enfermedad por contacto cercano con roedores que habían sido infectados por un embarque de pequeños mamíferos -ratas, lirones y ardillas- importados de África.

Se informaron un total de 81 casos, pero ninguno resultó en muerte.

¿Debería preocuparme?

Los expertos británicos dicen que no están cerca de un brote local y, según la oficina de salud pública de Inglaterra, el riesgo para la población es bajo.

Jonathan Ball, profesor de Virología Molecular de la Universidad de Nottingham, dijo: “El hecho de que solo uno de los 50 contactos del paciente infectado con viruela del mono inicial haya sido infectado muestra cuán poco infeccioso es el virus”.

Nick Phin, subdirector del Servicio Nacional de Infecciones de la oficina de salud pública inglesa, agregó: “Es importante enfatizar que la viruela del mono no se propaga fácilmente entre las personas y el riesgo para el público en general es muy bajo”.

Whinder Castrillo